En una hora y media, José Miguel Luna Guidimin relató su vida y las dificultades que ha tenido que sortear para lograr todo lo que se ha propuesto y dejó patente que “la palabra imposible o existe en mí”, al igual que el título de su charla.

Pese a ser sordo de nacimiento, la paciencia, el amor y el apoyo de sus padres, de su hermano Sergio que siempre ha sido su cómplice y hasta de su perrita, José Miguel ha logrado reconocimientos y triunfos en el mundo del deporte, motivado recientemente por su novia Gaby.

El número 99 en el dorso lo identifica y es, en 2015, cuando será su último año dentro del futbol americano, un deporte que ama y que combinó en su época de estudiante donde, dijo, tuvo que trabajar muy duro para combinar el gimnasio, los entrenamientos, las clases y las asesorías que tomaba, su esfuerzo lo llevó a obtener una beca del 90% por sus buenos resultados como deportista y estudiante.

En un auditorio Ignacio Burgoa Oriehuela lleno de alumnos de diferentes niveles, resaltó el hecho de que al no dar el máximo esfuerzo, el dinero que los padres invierten en la educación de los hijos se va a la basura, por lo que invitó a los ahí reunidos a cuidar sus materias, apoyar a sus padres reflejando buenas calificaciones y respetar a los maestros.

Los profesores, apuntó, son buenos y malos, es normal, la escuela es difícil, pero se puede; él lo demostró al hacer dos carreras, Diseño Industrial e Ingeniería (trunca).

Su discapacidad la toma como “la oportunidad de sorprender a quienes lo tienen todo”.

La conferencia estuvo presidida por el Mtro. Nicodemus Flores Vilchis, Secretario de Docencia en representación del Rector, Margarito Ortega Ballesteros; así como el maestro Carlos Langarica, así como directivos de las diferentes licenciaturas.

Poker websites gbetting.co.uk/poker sign up bonuses