Día de libros coronado en tertulia surrealista