A 105 años de la Revolución tenemos la mejor arma: la educación